"La caja de sueños"

Silvia Daniela Escún Saloj, natural de Sololá, está decidida a terminar su educación básica, llegar a la universidad y ser una líder que contribuya al desarrollo comunitario y de su país. A sus 15 años estudia el grado segundo básico en un centro educativo de su comunidad y forma parte del proyecto Becas para las Niñas desde 2013.

En su comunidad la mayoría de habitantes se dedican a actividades agrícolas por falta de oportunidades de empleo para los padres de familia y eso puede privar a algunas niñas de su acceso a la educación primaria. Sin embargo, Silvia pudo cambiar su destino y desde que entró en el proyecto se ha convertido en una persona diferente, adquiriendo una actitud positiva frente a la vida y una gran decisión por continuar con sus estudios, a pesar de que sus padres no tienen un trabajo estable.

Aún así, su madre está siendo pieza fundamental en este laborioso camino, ya que su padre es alcohólico y en varias ocasiones le ha mencionado que no seguirá estudiando. No obstante, la fuerza de Silvia es incesable y su positivismo se demuestra cada día en el centro educativo. Ella es una jovencita con un gran rendimiento académico, le fascina leer y está entusiasmada por aprender durante las formaciones; ella es la que pregunta, organiza, opina y sobre todo ayuda a sus compañeras con ejemplos, convirtiéndose en la expositora del grupo.

En este proceso se han observado mejoras muy visibles como su perseverancia, energía, servicio y entrega para el cumplimiento de sus responsabilidades. Silvia piensa que este proyecto es una  caja de sueños que le ha permitido saber lo que quiere ser y visualizar una meta, siempre apoyada por su madre y por sus compañeras, que la consideran pieza fundamental dentro del aula por su dinamismo y vitalidad. Sin duda, seguir con Becas para las Niñas es más alentador con casos tan esperanzadores como el de Silvia.

Testimonio

SILVIA DANIELA ESCÚN SALOJ
15 años

Becada de básico




Otros testimonios